David Mendoza: Elecciones regionales a lo “voto lista” y los resultados ciertos

El pasado domingo 21 de noviembre una buena parte de los venezolanos acudimos a “votar” en las elecciones regionales. Un conjunto de elecciones que por fuerza del diseño del “algoritmo” de votación, el tiempo disponible y la condición de “no repetición” del tiempo de votación, para aquel que no votara en los 3 minutos establecidos, en cuyo caso, la máquina emitía (al menos en el estado Miranda) un voto “MUD”, que se transformaba en “nulo” en el conteo, terminaron convertidas en una elección “por lista”, donde el elector no tenía acceso a cada “tarjetón”, sino por defecto y de una manera muy engorrosa. Me refiero a que si se está eligiendo a un gobernador “uninominalmente”, debía presentarse ante la acción de voto, el tarjetón de los gobernadores y posteriormente, si se va a elegir al alcalde, se presentara en consecuencia el tarjetón con los alcaldes. Eso, en estas elecciones, no pasó. Usted pulsaba por un partido político y el algoritmo le presentaba toda la lista de candidatos de ese partido y usted votaba totalmente “entubado”. Si se deseaba emitir un voto “cruzado”, debía entonces usted “intuir” que pulsando de entre la lista de candidatos del partido que pulsó por vez primera, aquel propuesto para el cargo que usted deseaba “cambiar”, entonces al hacerlo, el algoritmo lo remitía al tarjetón correspondiente.

¿Y los miembros de mesa lo sabían?

No. De hecho en el centro electoral donde voto, ellos decían que no se podía votar sino “entubado”. UN ALGORITMO PÉSIMO SEÑORES DEL CONSEJO NACIONAL ELECTORAL. No vuelvan a hacer una cosa así de nuevo.

Lo bueno

En primer lugar, se cumplieron (en general) las normas de “distanciamiento social” y la logística del proceso sin mayores inconvenientes. En segundo lugar, los votos escrutados son una buena representación de la votación (nadie ha salido por ahí a cantar destempladamente, fraude en el conteo y en los resultados). En tercer lugar, el aumento de la participación en la votación con respecto a las elecciones de la Asamblea Nacional que, aún siendo insuficiente para vencer ese 28 por ciento del “voto rojo” que disciplinadamente vota, y cuyo voto no se divide, es alentador para procesos futuros. Debemos lograr en las próximas elecciones, una participación de al menos 55 por ciento para poder celebrar a lo grande. En cuarto lugar, la actitud cívica que prevaleció en la votación, así como el “Plan República”.

¿Y los resultados qué?

Circunscritos a lo que estaba en la mesa electoral, el gobierno arrasó. Si ampliamos el marco referencial, el aumento de la participación favoreció a la oposición, que sumada totalizó una cifra muy superior a los votos obtenidos por el gobierno. También queda claro que esta elección, en la cual “Fuerza Vecinal” creció formidablemente, no fortaleció ningún liderazgo opositor, pensando en una posible elección presidencial. Los que se asomaban en esta arena, perdieron las elecciones en sus estados y municipios como consecuencia de la “división del voto”, es muy claro este caso en el estado Lara, por dar un ejemplo. Por otra parte, la “Alianza Democrática” no logró posicionarse mejor. Pero en general, estoy satisfecho de los logros que esta elección nos permite vislumbrar. Y al señor García: NEGOCIACIÓN Y VOTO

¿Y las presidenciales en Chile?

Están buenísimas. Van a segunda vuelta. Un “forcejeo ideológico” fuerte, y por supuesto, los ejemplos de Venezuela, Nicaragua y Cuba, que no podían faltar.

Comunícate con nosotros a través de Instagram: @termometro.economico

David Mendoza: «Elecciones deben ayudar a mejorar la economía venezolana»

El dólar va a seguir fluctuando porque el gobierno no tiene cómo financiarse, enfatizó este martes David Mendoza, director ejecutivo de Termómetro Económico. Puede acelerarse mucho más, alertó.

Es posible que haya un periodo de crecimiento económico en Venezuela, porque han ocurrido cosas como la liberación de precios con la dolarización de facto de la economía.

Hay movimiento, hay masa monetaria que ha ido estimulando la economía, el gasto del Estado se ha reducido porque los trabajadores ganan muy poco y han optado por renunciar, evaluó.

Se ha informalizado la economía, mucha gente ha tenido que asumir nuevas tareas, enfatizó Mendoza en entrevista con Unión Radio.

A su juicio, los bodegones se han distorsionado porque tenemos un problema de producción nacional serio. La economía es una consecuencia del problema, el problema es político.

En la medida en que la gente vote y participe también se abrirán las puertas de las medidas necesarias para un crecimiento económico, consideró.

Entrevistas a Rómulo Betancourt y a Raúl Leoni (4ta. parte)

Esta es la cuarta y última parte de este ciclo correspondiente a las entrevistas a Rómulo Betancourt y a Raúl Leoni. Mi intención es con este trabajo, echar luces sobre tantas cosas que se han dicho a lo largo de estas dos décadas y más, sobre dos de las figuras más emblemáticas de la democracia venezolana y del partido Acción Democrática. Por otra parte, a mis queridísimos estudiantes de Comunicación Social (a los cuales les imparto clases de economía), les brinda la oportunidad de aprender de ese gran maestro del periodismo venezolano, que además escribió entre muchas maravillas “Esa piedra que era Cristo”. También, permitió dejar de relieve, el valor de las publicaciones editoriales “Los libros de El Nacional”: muchos fuimos los venezolanos que crecimos con un librito de esos en el morral, paseándolo de un lado a otro y de cuando en cuando, manoseando sus páginas.

Otero: Los escritores políticos José Vicente Rangel, Guillermo García Ponce, Orlando Araujo y otros, han afirmado en diversas publicaciones que bajo su gobierno, doctor Leoni, se han practicado torturas a detenidos políticos y se han realizado más de un centenar de fusilamientos. ¿Qué hay de cierto en tales denuncias?

Leoni: Conozco esas acusaciones formuladas por los parlamentarios y líderes de la oposición castro-comunista. Las conozco desde hace mucho tiempo y tengo algunas cosas que decir a ese respecto. El partido comunista está desgarrado por una lucha de fracciones amén de su enfrentamiento con el MIR. Tales luchas fraccionales los han llevado a crear sus propios aparatos armados de “justicia popular”. Para nadie es un secreto que con frecuencia ellos se autofusilan después de juicios sumarios realizados en las montoneras y comandos. Hechos recientes acaecidos en la Ciudad Universitaria, así como documentos incautados a los grupos subversivos, demuestran la verdad de estas afirmaciones. En los campamentos guerrilleros ocupados se han encontrado actas de fusilamientos, incluso de inocentes campesinos, tildados arbitrariamente de espías de las fuerzas armadas o de agentes de la Digepol. Pero los comunistas son hábiles en la fabricación de imposturas y en las campañas destinadas a despertar sentimentalismos. Con el aditamento de que la opinión venezolana está por lo general dispuesta a creer acusaciones sobre violencia cometida con los presos políticos porque esa ha sido la historia tradicional del trato de los gobiernos de este país para con sus adversarios.

Otero: Ellos mencionan nombres propios, presidente.

Leoni: Es posible. No niego que haya habido muertos y heridos. En la lucha que llevan a cabo las fuerzas armadas contra la subversión comunista, contra una guerra declarada por guerrillas urbanas y rurales, se ha creado una situación muy cercana a la guerra civil. Y en toda guerra, en todo choque entre bandos armados se producen inevitablemente bajas: muertos, heridos y prisioneros. Los muertos se entierran. En cuanto a los heridos y prisioneros, son trasladados a centros de reclusión bajo el amparo y la protección de la República y de unas autoridades que han recibido órdenes terminantes de respetar los derechos humanos. Como Presidente de la República a través del Ministerio de la Defensa, giré instrucciones muy claras y precisas a los comandos militares para que trataran a los prisioneros y heridos de acuerdo con los principios democráticos de mi gobierno que se basan esencialmente en el respeto de la dignidad del hombre…Quiero agregar dos palabras sobre los presuntos fusilamientos y torturas. No niego inclusive que en la aplicación de medidas de defensa colectiva, alguna autoridad, y en muy contada ocasión, haya incurrido en exceso de celo durante la realización de tareas que le habían sido encomendadas. Capturar a un individuo armado y con antecedentes de peligroso homicida no es lo mismo que detener a un ciudadano cualquiera. Pero ese exceso estoy seguro de ello, nunca puede haber llegado al atentado contra la integridad física de los detenidos en forma de torturas, y mucho menos de fusilamiento. Me resisto a creer que semejantes actos puedan haber ocurrido durante mi gobierno y, en el caso de que hubieran ocurrido, nada podrá impedir la acción reparadora de los tribunales de justicia.

Sea este tema el de más compleja respuesta al cual se enfrentó Raúl Leoni, aderezado con la incisiva aclaratoria de Miguel Otero Silva “Ellos mencionan nombres propios, Presidente”. Sin embargo, más allá de lo escabroso del tema, hay un sólido comentario que quiero resaltar, sin tomar posición sobre la veracidad de las acusaciones: eso deben resolverlo los historiadores y los investigadores. Queda clara la tradición que existe en Venezuela de violación de derechos humanos, tradición que el país no termina de superar. Ojalá y Dios quiera, esa trágica cultura de violencia política quede en el pasado. Lo más bonito de la política es la negociación y el voto. Lo más honorable es la gallardía en la derrota y la gentileza en la victoria. Las realidades de una sociedad democrática se construyen producto de la fricción política y el debate. No más garrote contra ideas. Quisiera con toda la fuerza de mi corazón y con la convicción más determinada, que entre este año y el año que viene, el país supere a través de la negociación y el voto la crisis política actual, y que gane quien gane haya gallardía y gentileza. Si eso ocurriera habremos ganado todos, no habrán perdedores y nos podremos dedicar a producir bienestar y riqueza y no zozobra y miseria.

Miguel Otero Silva pregunta (para distender un poco)

Otero: ¿Cuál ha sido el verdadero aporte de Menca a su gestión presidencial?

Raúl Leoni cuenta una anécdota donde alguien comentó “…menos mal que Menca puede enseñarlo a sonreír y a saludar”

Leoni: La verdad es que me enseñó muchas cosas más.

Rómulo Betancourt y Raúl Leoni fueron humanos con sus virtudes y defectos como todos nosotros, pero sin duda, hicieron aportes fundacionales y fundamentales a la democracia venezolana.

Por: David Mendoza Yamaui

Comunícate con nosotros a través de instagram: @termometro.economico

Entrevistas a Rómulo Betancourt y a Raúl Leoni (3era. parte)

Habiendo resaltado algunos aspectos de la entrevista a Rómulo Betancourt que le hiciera Miguel Otero Silva el 21 de febrero de 1963, dejo claro que es más extensa y se tratan temas de interés para la Venezuela de hoy día así como, para la geopolítica mundial. Sin embargo, debo pasar mi querido lector, a la entrevista que el 10 de marzo de 1969, éste le hiciera a Raúl Leoni.

…después de hablar de sus lecturas

Otero: ¿Por qué, si gran parte de sus compañeros de rebelión y de exilio se inclinaron hacia el marxismo y el comunismo, usted no tomó el mismo camino?

Leoni: La mayor parte de mis compañeros del 28 que se inclinaron abiertamente hacia el comunismo fueron aquellos que se trasladaron a Europa. Rusia y su estrella roja gravitaban categóricamente sobre el proceso político y social de los países europeos. Nosotros, los del 28, éramos una juventud ignorante políticamente por falta de libros y exceso de barreras policiales. Yo no me marché a Europa sino me quedé en el área del Caribe. Al leer la filosofía marxista no perdí nunca la visual latinoamericana ni el sentido de nuestra realidad. Comprendí desde el principio que el pensamiento socialista no era aplicable esquemáticamente a toda entidad o nación. Para Venezuela, país atrasado y mediatizado, el problema consistía en quebrar las estructuras feudales, emprender la revolución democrática, conquistar los derechos más elementales. Además,  me apartó siempre de los comunistas mi culto a la libertad del hombre que ellos no compartían. Pero debo advertir que si nunca me hice comunista no fue porque me sintiera temperamentalmente anticomunista. Creo que la existencia de la extrema izquierda es necesaria para el funcionamiento progresista de la libertad porque sus prédicas hacen hincapié en las desigualdades sociales. Son como un tábano que señala las injusticias. Por otra parte, respeto los objetivos sociales que persigue el socialismo en sus diversas expresiones y tengo la seguridad de que la humanidad marcha indefectiblemente hacia un sistema más equilibrado, más justo, de gran oportunidad para todos los seres.

Podemos apreciar en Leoni, más allá de las ideologías, su defensa a la democracia como el sistema a aplicar en América Latina, habla incluso de la “Revolución Democrática”. Se deja entrever a un hombre con una gran sensibilidad por las causas relacionadas a la justicia y la equidad social. Aclara que no es “anticomunista” y defiende la existencia de la extrema izquierda para que haga de “tábano que señala las injusticias”. Habla de una Venezuela atrasada y de ellos (la generación del 28) como una generación “ignorante políticamente  por falta de libros y exceso de barreras policiales”. Un hombre con una formidable claridad política y extrema agudeza descriptiva.

Otero: ¿Se considera usted antimperialista, como cuando leía en su juventud a Manuel Izarte?

Leoni: Soy fundamentalmente un nacionalista, en el mejor sentido de la palabra. El mundo está dividido injustamente en países pobres y ricos, desarrollados y subdesarrollados, lo cual es tan inicuo como la división de la sociedad en poseedores y desposeídos. Yo estoy contra esos desniveles como estoy contra el armamentismo de los países poderosos. Si los recursos que se emplean en armas se dedicaran a subsanar injusticias, a cooperar con los países pobres, a reparar las propias desigualdades sociales internas, se sembrarían las bases más sólidas para la coexistencia pacífica. El destino del hombre sobre la tierra no es la guerra, ni el dominio sobre los otros hombres, sino el dominio de la naturaleza y, actualmente, del espacio, por obra y gracia de los astronautas.  

Además de mantener bellamente el discurso de la inclusión, la igualdad y la equidad, también aborda el tema armamentista. Tema que, no titubeo en enfrentar desde la perspectiva de un hombre de paz. 

Otero: ¿Cree usted que el problema de Guyana desembocará a la larga en una guerra efectiva, como tiros y batallas, entre Venezuela y ese país?

Leoni: Yo que he sido un definido sostenedor de los derechos venezolanos sobre la Guayana Esequiba, de la cual fuimos despojados por un laudo írrito, no he creído que Venezuela deba llegar al uso de la fuerza para recuperar esos territorios. Esos territorios son y serán venezolanos y deben volver a formar parte del conglomerado nacional. Pero no pierdo la esperanza de que las gestiones diplomáticas, no obstante la proverbial ineficacia que suele atribuírsele, logren al final un resultado positivo para la gestión venezolana. Venezuela entera tiene plena conciencia de la justicia de nuestra reclamación y espera que sus gobiernos sucesivos se mantengan firmes en esa actitud.

 Además de mantener su discurso pacifista, Leoni confía en las gestiones diplomáticas para su resolución satisfactoria. Deja claro sin lugar a duda ni ambigüedad que Venezuela no está dispuesta a renunciar a sus derechos sobre tales territorios. Tal contundencia en esa posición, vale la pena contraponerla a la sostenida en los gobiernos de Hugo Chávez y posteriormente de Nicolás Maduro. Para hacerlo sólo debo citar el titular del diario “Tal Cual” del 29 de junio de 2020  “El chavismo cambió fidelidad por Esequibo y ha llegado la factura”. En la imagen que acompaña la reseña, se muestra una página de un diario que reza “Cuba reitera su apoyo a Guyana, Venezuela es expansionista”. También se muestra otra página de diario que reza: “Gobierno ignora reclamación del Esequibo en Ley de Presupuesto”. 

Otero: ¿Llegará alguna vez Venezuela a ser dueña absoluta de su petróleo?

Leoni: Yo creo que sí. El régimen de concesiones tiene un plazo fatal, ya que vencen en 1983 y revierten al patrimonio nacional, junto con las instalaciones y bienes adquiridos por las compañías para el desarrollo y explotación de esas concesiones.

Hoy día hemos padecido la terrible administración de los recursos productivos del país por parte del actual gobierno. PDVSA en términos reales ha sido limitada a una oficina de subcontratación. Y no olvidemos las concesiones que en el gobierno de Hugo Chávez se hicieron sobre la Faja Petrolífera del Orinoco. Hoy tenemos una “ley antibloqueo” que permite al presidente con poderes especiales en materia económica, durante casi la totalidad de su pobre gestión, privatizar las empresas venezolanas en manos del estado de manera confidencial y sin pasar por la Asamblea Nacional.

Otero: Los escritores políticos José Vicente Rangel, Guillermo García Ponce, Orlando Araujo y otros, han afirmado en diversas publicaciones que bajo su gobierno, doctor Leoni, se han practicado torturas a detenidos políticos y se han realizado más de un centenar de fusilamientos. ¿Qué hay de cierto en tales denuncias?

Continuará…

Comunícate con nosotros a través de Instagram: @termometro.economico

Entrevistas a Rómulo Betancourt y a Raúl Leoni (2da. parte)

Debo confesarte querido lector, que no me imaginé lo vivos que están los sentimientos por Rómulo Betancourt en Venezuela. Me refiero a sentimientos de todo tipo. Y es que, Rómulo Betancourt fue un personaje polémico, carismático, protagónico, como no es el actual régimen político. Con este trabajo en su primera parte, mis amigos de centro izquierda: más o menos bien, mis amigos de izquierda radical: incómodos (incluso hubo algún medio periodístico (vía web) que no quiso publicar el análisis de la entrevista. Vetado Betancourt -supongo; aún no sé si a mí también me vetaron). Mis amigos de centro derecha: más o menos bien. Mis amigos de derecha: menos que más. De todos modos, me propongo ser fiel a mi empeño de revisar algunos aspectos de estas hermosísimas entrevistas, que hiciera Miguel Otero Silva. Una nota al margen: Me pregunto por qué la izquierda del país sigue empecinada en justificar a este gobierno injustificable.   

¿Seguimos con Rómulo Betancourt?

Betancourt: ¿Quieres café?

Otero: Sí, gracias.

Otero: ¿Se puede preguntar sobre Cuba?

Betancourt: ¿Por qué no?

Otero: En relación con el problema de Cuba existen dos posiciones entre los gobiernos latinoamericanos una, la adoptada por México, Brasil y Chile, los cuales sostienen a ultranza el principio de no intervención, y otra mantenida por el resto de los países, los cuales consideran el régimen de Cuba tan poderoso para la seguridad del hemisferio que llegan a juzgar necesaria una revisión del principio de una intervención. ¿Puede usted decirme por qué motivo Venezuela se ha alineado al lado de estos últimos y no de los tres primeros?

Nota: el libro presenta dos errores en esta pregunta. En lugar de “poderoso”, se deja entrever que lo que se dijo fue “peligroso”. En segundo lugar, en vez de “una intervención” debería decir “no intervención”.

Betancourt: (se quita los anteojos y los limpia meticulosamente, piensa por vez primera un par de minutos antes de responder una pregunta del periodista y luego dice sus palabras con mucha calma, mencionando los signos de puntuación, como si le dictara a un mecanógrafo)- ese problema requeriría un análisis extenso. En realidad, las relaciones de mi gobierno con el gobierno de Cuba comenzaron a deteriorarse por una actitud francamente intervencionista por parte de aquel gobierno en las cuestiones venezolanas. Hay que recordar que el entonces canciller, doctor   Ignacio Luis Arcaya, envió una nota de protesta al gobierno cubano cuando el señor Ernesto Guevara dijo públicamente que los gobernantes venezolanos deberían ir a la Habana a recibir orientaciones. Posteriormente el gobierno de Venezuela negó visas de entrada al mismo señor Guevara y al señor Raúl Castro, quienes habían sido anunciados como oradores en un mitin organizado por el Partido Comunista en La Plaza de El Silencio para conmemorar el aniversario de la revolución rusa. En cuanto a la ruptura de relaciones entre los gobiernos de Venezuela y Cuba  se produjo como es bien conocido cuando el Canciller Roa me imputó que mi gobierno actuaba de acuerdo con instrucciones recibidas del Departamento de Estado Norteamericano, falsedad e injuria intolerables.  

Es impensable que aquellos que esgrimen las banderas de la “soberanía”, hoy día hayan cumplido a pie y juntilla aquel anhelo de “el che”. Muchos han sido los funcionarios de este gobierno que han ido a recibir “orientaciones”. Hoy se despliega en suelo patrio un contingente de personal del hermano país, y laboran en diferentes instancias del poder público. Hay un notorio caso de un asesor cubano que maneja prácticamente todo el alimento balanceado para animales desde el ministerio de alimentación. En todo caso, es un tema a investigar. Lo cierto, es que la actitud de Betancourt no fue menos que patriótica al dar a respetar el derecho que los venezolanos tenemos de formar a nuestros cuadros políticos. No debemos los venezolanos estar recibiendo “orientaciones políticas” de ningún país, sea del tinte ideológico que sea.

Lo más fácil es acusar de “pitiyanqui” a cualquiera que no se incline ante la arrogancia de los emperadores de la izquierda mundial. En todo caso, quedará a los historiadores determinar cuánto de cierto hay en las acusaciones de Roa. Pero adelanto, se suelen desarrollar campañas de difamación  e injuria contra cualquiera que frunza el ceño ante un estornudo del gobierno. Lo hemos vivido harto en Venezuela en estas últimas dos décadas.

Continúa Betancourt: … está en la memoria de todos los venezolanos, la forma como los sectores políticos amigos en Venezuela del régimen del señor Fidel Castro han acudido a todos los medios ilegales imaginables para desarticular nuestra economía y derrocar al régimen constitucional. Seguramente porque producimos petróleo…Venezuela ha venido a ser uno de los objetivos de la guerra fría y es desde la Habana desde donde vienen  las consignas y los estímulos insurreccionales para la extrema izquierda del país.

Aquí los motivos esgrimidos por Betancourt en la crisis con la Habana. ¿Se puede acusar a Betancourt de vendido hoy en día? ¡Parece que no!

Continuará…

Por David Mendoza Yamaui.

Comunícate con nosotros a través de instagram: @termometro.economico 

Entrevistas a Rómulo Betancourt y a Raúl Leoni (1era. parte)

En la selección de los “Escritos Periodísticos” de Miguel Otero Silva, realizada por Jesús Sanoja Hernández y editada por “El Nacional” en el año 1.998, se recogen las entrevistas que éste le hiciera a los “Presidentes” Rómulo Betancourt, el 21 de febrero de 1.963 y a Raúl Leoni, el 10 de marzo de 1.969. Por su vigencia actual, te traigo querido lector, extractos de aquellas sendas entrevistas. Quiero subrayar la maestría de Miguel Otero Silva, no sólo a la hora de preguntar asuntos punzantes, de una forma muy respetuosa sin sacrificar la agudeza, sino también, la bella fusión que hace entre entrevista y biografía del entrevistado.  Si está a tu alcance, mi querido lector busca ese libro. Con mucho respeto, le pido al Doctor Miguel Enrique Otero, que entre su generosa entrega gratuita de libros electrónicos, incluya este, si es que no lo ha incluido ya.   

¿Empezamos con Rómulo Betancourt?

Betancourt: ¿Cómo van las apuestas a que termino el periodo?

Otero: A la par y no hay quien coja

Otero: Al cumplir cuatro años de gobierno y hacer balance del trecho andado, ¿cuál le parece a  usted el hecho más positivo o significativo de ese gobierno?

Betancourt: Considero lo más significativo la circunstancia misma que habíamos comenzado a conversar medio en broma, que el gobierno constitucional haya durado cuatro años y no se especule ya en torno a cuánto va a prolongarse su vida, sino que exista una conciencia pública, a pesar de todas las dificultades y problemas, según la cual no solamente se terminará este periodo sino que también se iniciará constitucionalmente el próximo.

El gran logro de Rómulo Betancourt fue darle viabilidad política, en una muy difícil circunstancia, a la democracia venezolana. Haber hecho del voto directo, secreto y universal, el mecanismo de selección de gobernantes y proyectos para nuestra nación, pero por sobre todas las cosas, haber civilizado la lucha por el poder político.

Otero: Y a la hora de hacerse una autocrítica, ¿cuál señalaría usted como falla más lamentable durante sus cuatro años de gobierno?

Betancourt: Creo que se siguió en el año 1960 una política fiscal y económica inadecuada lo cual determinó que la recesión económica sufrida en esa época adquiriera mayor profundidad e intensidad. Pero – y aquí reside una de las ventajas del régimen democrático- se oyó la opinión pública, se vio que era necesario rectificar los rumbos y los rumbos fueron rectificados. Hubo que adoptar medidas, que no tengo inconveniente en calificar de impopulares…

El gobierno de Betancourt tuvo una capacidad de re direccionar su política económica de forma ágil.  Y si tomamos en cuenta la frágil situación política de su gobierno, hay que coincidir que fue una decisión valiente. Ningún gobierno populista hubiera asumido semejante responsabilidad. Por otra parte, asumió sus errores, no buscó culpables fantasmagóricos como hoy pasa en el gobierno: “guerra económica”, “imperialismo”, “oligarquía”, “sabotaje”… Aprovecho la oportunidad para decir que la situación actual es responsabilidad de las políticas del gobierno (pésimo gobierno). Sin embargo, la política de sanciones debe ser levantada porque agrava la ya tremenda situación existente. También, quiero explicitar las tramas de corrupción alrededor del actual gobierno en los últimos veinte años. Hay estimaciones que superan la estrafalaria cifra de  trescientos mil millones de dólares extraídos en este periodo producto de la corrupción gubernamental.

Otero: En la calle se especula y se discute con respecto a la política petrolera del gobierno. Hay quienes dicen, inclusive, que usted no aprueba totalmente la política de no concesiones del Ministro de Minas Pérez Alfonso. ¿Es cierto eso?

Betancourt: En lo absoluto. Esa política de no concesiones la he sostenido, no solamente en mensajes presentados al Congreso, sino que la he defendido en un libro mío escrito en el exilio y titulado Venezuela, política y petróleo. Por otra parte, esa política fue aplicada durante mi gobierno de 1945 a 1948 (aquí el libro presenta errores: dice de 1845 a 1918). Debo añadirte que esa política de no concesiones debe presentar una alternativa para que continúen las exploraciones y para asegurar un caudal de reservas probadas suficientes. Tal alternativa son los contratos de servicio…

Aquí vemos como el gobierno de Betancourt sabía de las limitaciones técnicas del país para el tema petrolero, pero no renunció nunca a terminar con la figura de las concesiones petroleras. Una política nacionalista. Por eso, consciente de  tales limitaciones, presenta la figura de “contratos de servicio”. Hoy el gobierno nacional, ha puesto en una situación tan huérfana a la economía, que está revirtiendo muchos de los logros de los gobiernos de Acción Democrática. Todo aquello de lo cual fue acusada la oposición, está siendo planteado y ejecutado hoy por el gobierno: “Zonas Económicas Especiales”, “Privatizaciones”, “Concesiones” interminables…

Otero: ¿Se puede preguntar sobre Cuba?

Betancourt: ¿Por qué no?

Continuará…

Autor: David Mendoza.

Comunícate con nosotros a través de instagram: @termometro.economico